Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

FederPesca

Número 250 / Agosto 2017

Especial mar: El jig perfecto; pesca extrema de palometones en el Sáhara; con pato en el agua salada. Diez señuelos para la pesca de depredadores. Atlas de pesca: Tramo libre de Luyego de Somoza y Quintanilla de Somoza. Carpfishing: Las claves para elegir un buen boilie y la pesca de grandes carpas en el mes de agosto. Además, pescamos con Joaquim Moio, campeón del mundo de bass. Y, como siempre, nuestras secciones de pesca con mosca, concurso de capturas y más.
FederPesca 250
Artículos destacados
Atlas de pesca
Tramo libre de Luyego de Somoza y Quintanilla de Somoza
El Duerna no es un río donde se prodiguen las truchas “trofeo”, más bien todo lo contrario; no obstante capturar un buen número de truchas de más allá del palmo es relativamente asequible.
Carpfishing
¿Carpfishing en agosto?
Practicar carpfishing en el mes de agosto no es tarea fácil, y tendremos que ser muy precavidos durante las sesiones largas. Las altas temperaturas endurecen la permanencia en la orilla por lo que es importante buscar un escenario que nos facilite, en la medida de lo posible, la estancia.
Viaje
Palometones en el desierto
Es la hora. La pleamar nos ha hecho esperar y pasar nervios. Nos encontramos en un escenario imposible de atacar con marea alta, así que han sido necesarias varias horas de espera para coger la caña, y buscar nuestro objetivo. El mar aún está demasiado alto para cruzar caminando la laguna que nos separa de “nuestra” rompiente de rocas, pero no lo pensamos dos veces, ya que el tiempo es oro. Cogemos la caña, y cruzamos nadando, luchando contra una fuerte corriente lateral. Una vez sobre las rocas, necesitamos todavía un tiempo de reflexión. La marea nos ha dejado acercarnos a la rompiente, y estamos a unos 200 metros orilla adentro, pero algunas enormes olas rebasan el espigón natural de rocas y nos barren como si fuésemos corchos flotando a la deriva.