Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Caza Mayor

Número 203 / Febrero 2016

¡A montear, que esto se acaba!: Últimos compases de una gran temporada; el mejor resumen en crónicas monteras y los perros cruzados en las rehalas. Montear en Córdoba en los años 70. Corzas en invierno: Escuela de rececho. Caza internacional: Entrevista exclusiva a José Madrazo. De caza tras los antílopes espirales. La magia del cachorro de perro de rastro. Armas al detalle: Express Fair Safari Prestige. Además, llévate con Caza Mayor un espectacular DVD.
Caza Mayor 203
Artículos destacados
Monterías y batidas
Últimos compases de monterías y batidas, enmarcados en una excelente y atípica temporada
Estamos ahora en ese preciso instante, tal y como si fuera una obra musical, o como si estuviéramos escuchando uno de esos temas que nos encantan y que sabemos que están finalizando. Es un momento especial porque hemos disfrutado de la música y sabemos que va a terminar en breve y que no volveremos a escuchar ese preciado tema por un tiempo. De igual manera nos encontramos los aficionados a las monterías y batidas, disfrutando de esos ‘últimos compases’ que nos ofrece la ‘partitura’ de la temporada próxima a finalizar
Corzos
Caza de corzas como escuela de rececho
Cada día son más los cazadores-gestores de corzo que asumen que hay que ejecutar el cupo de corzas, y eso es bueno. No me cansaré jamás de repetir que se trata del cupo más importante para mantener una población sana y equilibrada con su medio y la única garantía de grandes trofeos. Si dejamos que el tamaño de la población siga creciendo sin control, y eso ocurre si no se abaten corzas en cantidad suficiente, al final no habrá recursos suficientes para generar buenas cuernas o para tener unas crías fuertes.
Caza internacional
Tras antílopes espirales por tierras africanas
Los antílopes de cuernos espirales constituyen una variada familia cuyos miembros se distribuyen por todo el continente africano. Por su originalidad, son trofeos buscados por muchos safaristas, entre los que me incluyo, pues yo también he sucumbido a su encanto en mis andanzas por África.