Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Super Foto

Número 232 / Mayo 2015

Conoce la nueva Olympus Stylus SH-2. Analizamos a fondo la Nikon D750 y la Panasonic Lumix LX100, así como el objetivo Canon EF 100-400 mm f/4.5-5.6L IS II USM, el sistema de iluminación Profoto B2, el trípode Manfrotto MKBFRA4-BH y la mochila Vanguard Adaptor. 25 años de uno de los concursos de fotografía de naturaleza más prestigiosos, el Memorial María Luisa. Viajamos a Alaska para descubrir sus fantásticos paisajes. Cuadernos Prácticos: Cómo abordar las fotografías de tus vacaciones. Viaje fotográfico exprés: 12 horas en la Costa de Vizcaya. Taller digital: Trucos indispensables de procesado. Pierde el miedo a la exposición en situaciones de iluminación complicada.
Super Foto 232
Artículos destacados
Prueba a fondo
Nikon D750: Tu primera réflex full frame
Hace pocos meses escribimos un reportaje sobre la Nikon D810 en el que nos decidimos a empezar por lo que menos nos había gustado: que no tenía una pantalla LCD articulada ni conexión wi-fi integrada. Bien, pues recientemente ha llegado la Nikon d750, una compañera de familia más económica que comparte buena parte de su tecnología y que, además, incorpora esas prestaciones. ¿Puede ser que se empiece a rozar la perfección?
Prueba
Canon EF 100-400 mm ƒ/4.5-5.6L IS II USM
Es un telezoom profesional de formato completo con un rango focal muy versátil. Posee un potente estabilizador de imagen de cuatro pasos, una calidad de imagen excelente y un sistema de autoenfoque muy ágil y silencioso para que no se escape el momento decisivo.
Objetivo
Exposiciones especiales: Domina las situaciones más extremas
La luz es todo en fotografía, pero lo que puede “estar claro” a nuestros ojos como, por ejemplo, un paisaje impresionante con una riqueza de tonos, contraste y reflejos, no es trasladable muchas veces a los medios utilizados por la fotografía, más “ciegos” a ese abanico tan amplio de matices tonales. Por ello, al fotógrafo no le queda más remedio que aprender a reencuadrar, recortar tonos por arriba o por debajo de lo que nos indica el fotómetro de nuestra cámara, a utilizar o no técnicas como HDR y a tratar por zonas en postproducción la imagen, de forma que se recuperen matices de áreas aparentemente quemadas o de sombras negras. También debe ser consciente de que restringir la riqueza tonal no es tan malo para diferentes tipos de fotografías, que agradecen que se apantallen ciertos valores tonales para resaltar los de una trayectoria visual o los del motivo principal.