Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Super Foto

Número 216 / Enero 2014

Nikon D610: Full frame para aficionados. Fujifilm X-E2: Más rápida y mayor calidad. Panasonic Lumix DMC LF1: Elegante y eficiente. Primer contacto: Samsung Galaxy NX, Canon G16, Olympus Stylus 1. Los secretos de la fotografía infrarroja. Fotografiar rapaces en invierno: Todo lo que debes saber. Imágenes más impactantes: Todas las claves del contraste. Cuadernos prácticos: Fotos nítidas sin trepidación. Aprende a usar tu Canon.
Super Foto 216
Artículos destacados
Prueba a fondo
Nikon D610: Consolidando el FX
La Nikon D600 tiene sucesora. Apenas ha durado un año su protagonismo, ya que en estos tiempos tan exigentes, algunas dudas no se permiten. La D600 fue una pionera magnífica, pero en ciertas situaciones su sensor quedaba parcialmente manchado. Parece un problema de poca repercusión pero Nikon ha preferido darle el relevo.
Prueba a fondo
Fujifilm X-E2: Más rápida y mayor calidad
Si su predecesora, la X-E1, sorprendió por la calidad de imagen que ofrecía, la X-E2 la supera. Además, cuenta con el AF más rápido de su segmento que existe actualmente. Todo ello en un cuerpo que mantiene su diseño, pero con una nueva distribución de algunas funciones.
Cuadernos prácticos
Los secretos de la fotografía infrarroja
La fotografía infrarroja es un método excelente para lograr imágenes impactantes y muy originales. Muchos de los aficionados que prueban esta técnica repiten y se hacen con una galería de imágenes de un estilo muy peculiar. En este artículo te desvelamos sus secretos paso a paso para que logres resultados como estos. ¡cuidado que engancha!
Objetivo
Todas las claves del contraste
El contraste es una de las claves de la expresividad fotográfica, junto con la textura, la forma, el volumen o las líneas. Dicho parámetro, que debemos aprender a controlarlo en el momento de la toma y a modificarlo durante la postproducción, determina la legibilidad de nuestros trabajos y condiciona el impacto de los mismos haciendo que una fotografía sea una verdadera obra de arte o nos obligue a borrarla. Finalmente, modula en gran medida la emoción que es capaz de transmitir y que, en determinadas ocasiones, tiene que ver con el término dramático al que son tan propensos muchos autores.