Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Super Foto

Número 258 / Julio 2017

Probamos la Panasonic Lumix GH5, una cámara de diseño robusto. Tenemos un primer contacto con la Olympus Tough TG-5, una compacta todoterreno, y con la Nikon Coolpix W300, una cámara que puede con todo. Probamos también el objetivo Sony FE 70-200 MM F/2.8 GM OSS. Por otra parte, te ofrecemos una guía con todos los objetivos Nikon FX. Además, te enseñamos a lograr fotos espectaculares con el agua como protagonista, así como a aplicar efectos creativos jugando con las posibilidades del color y técnicas para congelar el movimiento y conseguir espectaculares instantáneas de la naturaleza.
Super Foto 258
Artículos destacados
Prueba a fondo
Panasonic LUMIX GH5: El desafío CSC
La LUMIX GH5, equipada con un sensor Micro Cuatro Tercios Live MOS de 20,3 MP y un nuevo procesador Venus Engine, es el buque insignia de las DSLM (Digital Single Lens Mirrorless) de Panasonic y la primera de su especie en grabar vídeo 4K a 60p/50p. El elevado número de prestaciones avanzadas hace que sea unas de las mejores CSC que existen actualmente en el mercado
Guía Nikon
Todos los objetivos Nikon FX
Ya hemos mencionado en más de una ocasión lo importante que son las lentes para el prestigio de una marca. En esta ocasión, hemos querido centrarnos en las lentes Full Frame de Nikon que, como vemos, cuenta con un amplio abanico de modelos con los que cubre todo el rango focal. Además, son compatibles con los dos modelos de sensor, FX y DX a cambio, este último, de un factor de recorte de 1,5X. Asimismo, hay determinadas lentes que cuentan con dos o tres variables (con más o menos luminosidad, por ejemplo), que se adaptan a todo tipo de bolsillos. Así es Nikon, preparada para satisfacer las necesidades de los fotógrafos de todos los niveles.
Objetivo
El agua como protagonista
Para muchos fotógrafos, el agua es, en el mejor de los casos, algo incidental y, en el peor, un riesgo a evitar. Se opina también que puede quedar bien como complemento en la escena de un paisaje, pero esas opiniones no hacen auténtica justicia a este líquido elemento y a los regalos plásticos que ofrece al fotógrafo avezado. En realidad, estamos ante un sujeto transformista capaz de reflejar la luz, teñirse de tonos cromáticos circundantes, ofrecer texturas increíbles cuando fluye, o de convertirse en un espejo perfecto en determinadas circunstancias.