Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Super Foto

Número 238 / Noviembre 2015

Guía Nikon: Elige tu cámara Nikon, un modelo para cada nivel. Pruebas: Fujifilm X-T10, pequeña, ligera y con prestaciones pro; Pentax K-S2, la réflex más aventurera; Sony HX90V: La más pequeña con mayor zoom. Canon EF 11-24 MM F/4 L USM, el mejor zoom ultra gran angular. Primer contacto: Canon Powershot G3 X. Cuadernos prácticos: Retratos profesionales en blanco y negro. Pequeños temas, grandes fotos: La fuerza de las líneas y las formas. III Premio Naturforo-Aefona. Destino fotográfico: Valle de Cardós y Ferrera, fantasía cromática otoñal. Conoce tu cámara a fondo: Todo lo que debes saber.
Super Foto 238
Artículos destacados
Guía
Elige tu Nikon: Un modelo para cada nivel
Hemos seleccionado estas tres cámaras -D5500, D7200 y D750- con la intención de acercar el universo Nikon a todo tipo de aficionados, ahora está en vosotros elegir con cuál os quedáis. Conoced de primera mano todas sus prestaciones y escoged la que se adapte mejor a vuestras necesidades.
Prueba a fondo
Fujifilm X-T10: Más pequeña, ligera y asequible con prestaciones pro
La X-T10 es la última mirrorless lanzada por Fujifilm. Cuenta con numerosas prestaciones heredadas de la top de gama de la familia, la X-T1, como el visor electrónico, los fotogramas por segundo, el sensor de 16,3 MP..., todo ello en un cuerpo más pequeño, ligero y económico
Objetivo
Temas sencillos, grandes fotos: La fuerza de las líneas y las formas
Casi todos los fotógrafos, en algún momento de su vida, sufren una especie de bajón existencial en términos más o menos parecidos a los siguientes: se han molestado en estar a la última técnicamente, han comprado lo último en réflex y en ópticas de calidad, se han documentado profusamente a través de revistas especializadas, han visitado cuantas exposiciones se han puesto a su alcance, pero sienten una especie de vacío interior que les hace preguntarse ¿Y ahora qué?, sintiendo que no avanzan en sus trabajos. Algunos que han pasado por dicho trance recomiendan que la fórmula mágica para salir del hoyo es replantearse la relación de uno mismo con la fotografía, pero entendiendo esta como una filosofía más que como una pizarra en blanco. Este puede ser el momento preciso de apuntarse a la tendencia del minimalismo fotográfico.