Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Todo Lubina

Número 6 / Julio 2013

Fiebre por los señuelos artesanales. La sepia, el mejor cebo para los mejores ejemplares. Embarcación: Aprovechando el "momento lubina" desde barca en otoño. Técnica: Róbalos "XXL" en noches de temporal. Superficie: Lubinas con paseantes a "slidding" y "walking the dog". Reportaje: La pesca de la lubina, una actividad con lengua propia. Seguridad: Los peligros del lubineo por las costas atlánticas. Y además, un DVD de regalo.
Todo Lubina 6
Artículos destacados
Señuelos
¡Fiebre por los artesanales!
Esto empezó hace ya mucho tiempo. Quizá con los prototipos de Carlitos Prieto. Antes incluso que Jose Chinesta con sus primeras creaciones, como el “baby pencil”, un nervioso paseante de 90 milímetros, de construcción sencilla, morro plano al gusto del consumidor (Jose te los hace como le pidas) y su clásica librea made in “Chinesteta lures”. Creo que tengo 4 ó 5. La de pruebas y tamaños que hicimos..., qué locura. Ya salieron unas cuantas lobitas, ya…, y vaya colección me hice. Fue el que encendió la mecha.
Spinning
Lubinas en superficie a “slidding” y “walking the dog”
La lubina es una especie muy perseguida y buscada por el pescador de spinning, y realmente se trata de un pez receloso, que tiene sus días y una personalidad propia característica, por algo es la reina para muchos de nosotros. El caso es que no siempre se deja engañar con señuelos, y muchas veces se tiene que hilar fino y usar muestras discretas y pequeñas, pero también es cierto que en determinadas condiciones un señuelo grande es el detonante del ataque de una lubina grande. En este reportaje veremos cómo hacer picar a buenos ejemplares de lubina con paseantes de cierto tamaño, una pesca muy adictiva y efectiva en determinados lugares y en determinadas épocas.
Surfcasting
Lubinas y bailas con sepia
La sepia (Sepia officinalis) es un cefalópodo con el cuerpo ancho, de forma ovalada y alargada; puede crecer hasta los 65 centímetros, y puede llegar a alcanzar cuatro kilos de peso. Posee diez brazos o tentáculos, de ellos dos muy largos, que utiliza para capturar a sus presas, mientras que los otros ocho son los encargados de retenerlas mientras la sepia las devora con su afilada mandíbula en forma de pico. Tienen un caparazón interno, dorsal, aplanado, denominado jibión, que le sirve tanto para la flotación como para la estabilización. El cuerpo es aplanado dorso-ventralmente, con una “costura” final periférica. Ésta “costura”, junto con el sifón, son los principales órganos de locomoción.
Surfcasting
Lubinas “XXL” durante la noche
Buenas amigos, de nuevo otro especial de lubina más; otro año en el cual este maravilloso pez va a protagonizar un número entero de una revista, donde se contarán multitud de cosas sobre la especie, experiencias, técnicas, anécdotas, biología y demás, pero en este caso mi intención es transportaros a la orillas de las playas con unas condiciones muy concretas, cuando la luz se va para dar paso a la oscuridad.
... y también en este número
La línea lateral de la lubina y su influencia en la pesca
Los órganos sensoriales proporcionan a los seres vivos informaciones de su entorno imprescindibles para su supervivencia individual y, por extensión, para la de la especie a la que pertenecen. Un señuelo que navega cerca es siempre información relevante para la lubina, y en su percepción participarán la vista y ese órgano que llamamos “línea lateral”. Que la loba de mar lo persiga y emboque depende de que la información percibida por ambos sentidos sea coincidente. En consecuencia, la línea lateral influye en la pesca deportiva más de lo que comúnmente alcanzamos a suponer.
Lubinas desde barca tras el verano
Mucho antes de que nos demos cuenta se habrá acabado el siempre deseado verano y nos meteremos de lleno en la temporada de otoño; olvidadas ya las jornadas vacacionales, nos tendremos que centrar según el panorama (aguas más frías, tiempo cambiante, viento fuerte, corrientes intensas en nuestras playas…) y apostaremos por buscar los mejores días, las circunstancias ideales y los pesqueros más “calientes” para buscar con ciertas garantías a la protagonista del momento: la lubina.