Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

PescaMar

Número 121 / Abril 2013

Spinning extremo en el Pacífico de Costa Rica. Cómo mejorar el lance por encima del hombro. Especies: Sargos a la caída en espigones y roquedos. Rockfishing: Claves para pescar espáridos con señuelo artificial. Prueba: Caña y señuelos Hart Boushido y Hart Skin. Técnica: La pesca con flotador deslizante, un arte al alcance de pocos. Biología: La presión atmosférica, ¿influye realmente en la pesca?
PescaMar 121
Artículos destacados
Viajes de pesca
El Pacífico de Costa Rica a spinning
Segundo viaje del autor a la zona más perdida de Costa Rica, con el ánimo de capturar a las especies más emblemáticas del Pacífi co americano, con una suerte muy dispar entre las especies costeras y las de altura. Disfrutemos de las aventuras de dos pescadores españoles de spinning que viajaron allí a finales de enero, en pleno verano centroamericano.
Especies
Sargos a la caída desde espigones y roquedos naturales
Si bien ya no hay roquedos con tantos ni tan buenos sargos como hace unas decenas de años, todavía tenemos la suerte de poder disfrutar de la pesca de este combativo luchador del espumero en diferentes escenarios, unos más complicados y exigentes que otros. Por fechas y porque en realidad son pesqueros muy habituales para casi todos nosotros, vamos a comentar algunos aspectos que nos pueden ayudar a clavar algún sarguete bueno justo donde las rocas de espigones y rompeolas, y también de los roquedos naturales, dan paso al fondo arenoso. No hay que realizar lances largos pero sí muy precisos; no hay que estar dando cañazos continuamente pero sí ajustarnos a los momentos de más actividad para realizar una pesca ciertamente rápida y que requiere mucha atención para evitar enroques. Pescaremos sargos a la caída, sin necesidad de grandes rompientes, es divertido y suele dar sus frutos, ¿te animas?
Corcheo
La pesca con flotador deslizante
La bucólica estampa del cañista que observa con detenimiento las evoluciones de su boya al son que marcan las olas es una escena que generalmente se asocia a la figura del pescador costero, pues, no en vano, son muchos los que se decantan por buscarles las cosquillas a distintas especies marinas mediante la técnica del corcheo. Sin embargo, y pese a su tremenda letalidad, ésta no suele tener el reconocimiento que debiera, toda vez que su práctica en ocasiones se atribuye a quienes dan sus primeros pasos en nuestra singular afi ción. Y es que no hay nada como partir de ideas preconcebidas para incurrir en el error.
Biología
La presión atmosférica, ¿influye realmente en la pesca?
Todos cuantos practicamos actividades al aire libre tenemos muy presente las condiciones atmosféricas, y para quienes perseguimos animales salvajes –como los pescadores deportivos- las condiciones meteorológicas son importantísimas. De ahí que la influencia de la temperatura, de los vientos o de las corrientes sean asuntos que se debaten reiteradamente en foros y tertulias. Dentro de estos debates recurrentes encontramos factores atmosféricos menos conocidos, menos presentes, como la influencia de la presión atmosférica sobre el comportamiento alimentario de los peces.
... y también en este número
Spinning: Cómo mejorar una salida de pesca
Casi siempre hablamos de cómo capturar peces, por lo general los más grandes. Sin embargo suele ser constructivo partir de nuestros fracasos para poder comprender dónde tenemos que mejorar y así lograr ser más eficaces. Aquí van algunas ideas para lograrlo, una forma de mejorar en las salidas de pesca en lugar de hacer de ellas monótonas en improductivas sesiones.
A por sargos con macizo en el litoral cantábrico
No hace tantos años la anchoa era el componente preferido de los enguados de pesca. Su abundancia y bajo costo hicieron que muchas conserveras acopiasen cantidad de barriles de “mazacote” o “macizo” -que es como se denomina en la cornisa cantábrica- y que no son otra cosa más que los desperdicios de la elaboración de la anchoa metidos en salmuera. Era un enguado muy codiciado, pues contenía un alto porcentaje de trozos de anchoa y se adquiría a precio asequible. Era muy utilizado porque duraba mucho tiempo al estar en salmuera, y en aquellos años poca gente tenía arcones en casa.