Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

FederPesca

Número 225 / Julio 2015

Especial vacaciones y pesca. Fuerteventura exprés: Paraíso del jigging. Belugas gigantes: los peces-dinosaurio de Rumanía. Dossier especial: Swimbaits para el bass. Carpfishing: Pop-up rig paso a paso. Biología: Lucios... ¿por qué cambian de librea? Black Bass: Claves para pescar con "criaturas". Depredadores: Bass Vs. Lucio, ¡no los pesques igual!
FederPesca 225
Artículos destacados
Atlas de pesca
Fuerteventura exprés
Viajar está suponiendo una revolución en el mundo de la pesca deportiva por varios motivos. Uno de ellos es por la poca pesca de la que disponemos, otro por aprender sobre nuevos destinos y peces, y por último por deportividad. En nuestra última salida, nos dirigimos a las Islas Canarias, en concreto Fuerteventura. Esta volcánica isla esconde algunos maravillosos trofeos de la pesca.
Técnicas
“Criaturas” de vinilo: Todos sus trucos
En esta ocasión le daremos un buen repaso a las “criaturas” de vinilo para el bass, que junto con las imitaciones de lombrices, cangrejos y peces, nos ayudarán a resolver cualquier situación por difícil que ésta sea, siempre serán un comodín para la pesca de basses sumamente resabiados.
Depredadores
Tras los grandes belugas: Peces prehistóricos en la Europa del Este
Las metas y posibilidades en cuanto a pesca que se nos ofrecen a los pescadores amantes de los grandes especimenes, son en ocasiones de lo más emocionante y variopinto. En uno de nuestros últimos viajes a Rumanía, país de Drácula y de peces gigantes, tuvimos la oportunidad de pelear con uno de los peces más antiguos, extraños y espectaculares con los que nos podemos topar al otro lado de nuestra caña; el esturión beluga. Un animal que data de la época de los dinosaurios y que tiene la particularidad de saltar fuera del agua una vez que se siente prendido de nuestro anzuelo, independientemente de que mida dos, tres o cuatro metros. El espectáculo está servido.