Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Coches Clásicos

Número 102 / Agosto 2013

Coches legendarios: Maserati Mistral. Informe: Mercedes-Benz W123, coupé, familiar y berlina. Pruebas: Vauxhall Viva, Fiat Ritmo 130 TC + Mercado Fiat años 80. Flashes: La Clase S de Mercedes-Benz. Reportaje: Les Coisières Citroën (parte I). Preguerra: Rolls-Royce 20/25 1933. Reportaje: De Tomaso Vallelunga.
Coches Clásicos 102
Artículos destacados
Coches legendarios
Maserati Mistral 3.7
Cuando en el Salón de Turín de 1966, el nuevo Maserati Ghibli, equipado con el V8 de la firma fue presentado como el nuevo deportivo de referencia de la marca, quizá sin saberlo, pasaba a la historia la saga de automóviles que más satisfacciones habría de dar a la firma de Módena en toda su historia.
Informe
Mercedes-Benz W123: La calidad no es ninguna casualidad
Esta frase, tomada directamente del manual de instrucción define perfectamente lo que es el W123, un automóvil prácticamente indestructible. Ningún adjetivo puede describir mejor a nuestro protagonista. Ésa, que fue su principal virtud –el lujo se le presupone dada la estrella que porta en el frontal–, acabó por condenarle, al menos desde la perspectiva de coleccionable, ya que han estado entre nosotros hasta hace apenas un lustro. Y es que, créanme, es casi imposible acabar con un Mercedes-Benz W123.
Prueba
Vauxhall Viva HA de 1965
El grupo General Motors tenía fábricas repartidas por todo el mundo en los años 60. Pero lo curioso es que en cada país aprovechaba sus propios recursos y no se preocupaba demasiado por generar economías de escala. Al menos, eso podemos contemplar en los Vauxhall Viva HA británicos, en teoría tan cercanos a los Opel Kadett aunque tan diferentes en la práctica.

Fiat Ritmo Abarth 130TC
Situado en lo más alto de la gama del peculiar modelo de Fiat, el 130TC fue una apuesta de tono casi radical que transformó al familiar y polivalente Ritmo en una máquina casi imbatible, adictiva y de prestaciones fulgurantes; pero eso sí, a cambio de prescindir o sacrificar otros aspectos de su vertiente más práctica.