Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

NBA

Número 249 / Octubre 2013

Entrevista a Kevin Durant: "Ahora el mejor soy yo". Iverson y T-Mac lo dejan. Las asignaturas pendientes de Ricky Rubio. ¿Quién ha fichado mejor?: Rockets, Warriors, Pistons... Los Pacers apuntan alto. André Iguodala, el superfichaje. Los méritos de John Wall. Pósters: Blake Griffin y Jrue Holiday.
NBA 249
Artículos destacados
Entrevista
Kevin Durant
Kevin Durant dejó su impronta en Barcelona durante un par de días en los que Nike organizó un buen número de eventos centrados en su figura. También tuvo tiempo para atender a la Revista Oficial NBA con su amabilidad habitual. Y, a diferencia de lo ocurrido en anteriores encuentros, la ambición y decisión de sus palabras sugieren un cambio personal, un índice de autoconfianza mucho más elevado. Ahora, por fin, se atreve a decir que es el mejor jugador de basket. Y parece que lo cree de verdad.
Ricky Rubio
Ricky Rubio: Las cinco asignaturas que tiene que aprobar
A Ricky Rubio le espera una lista de tareas cuando regrese a la disciplina de los Timberwolves. No es que no haya brillado hasta ahora en la NBA, pero sí tiene que ir tachando causas pendientes para ser una indiscutible estrella e ir alcanzando metas con su equipo. En las siguientes líneas vamos a detallar algunas de las lagunas más evidentes en su juego.
Iverson
El legado de Iverson
El anuncio de la retirada oficial de Allen Iverson llegó al mismo tiempo que se hacían públicos los nombres de los jugadores que entrarían en el Salón de la Fama este año, lo que lleva a preguntarse si el base merece, al menos, ser candidato a recibir esa distinción.
Cazadores de mitos
¿Merece John Wall un contrato máximo?
80 millones de dólares por cinco campañas. Esa es la extensión de contrato que John Wall y los Wizards han fi rmado. El máximo salario según el convenio para un jugador que, habiendo demostrado cosas, aún no es una superestrella. No pretendemos anticipar si la apuesta le saldrá bien al conjunto de Washington o no, sólo analizar los números del base para saber si por su rendimiento en la Liga hasta ahora merece la potente inversión económica de su equipo.