Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Todo Jabalí

Número 7 / Octubre 2016

Vuelve el monográfico más exitoso de la caza, vuelve Todo Jabalí, que en su séptima entrega nos desvela los mitos y realidades de esta especie, nos enseña cómo hay que adelantar los tiros en monterías y batidas, nos analiza siete calibres y proyectiles, siete cartuchos de bala y siete rifles jabalineros, así como nos da las claves para cazar los guarros en las diferentes modalidades de caza y nos presenta los cincuenta mejores trofeos de jabalí de todos los tiempos. Todo esto y mucho más, en un nuevo número especial irrepetible.
Todo Jabalí 7
Artículos destacados
¡Imparables!
Los jabalíes suponen ya un grave problema
El jabalí (Sus scrofa) está en franca expansión en prácticamente todo el territorio peninsular. En las islas no hay. Las estimaciones de los cazados en la última temporada controlada, 2014-15, han sido de 286.919 y las conseguidas treinta y cinco temporadas antes, en la 1980-81, fueron de 31.306 jabalíes, según el Anuario de Estadísticas Agrarias.
Monterías
El cochino, protagonista en la montería andaluza
El jabalí sigue siendo en Andalucía, como siempre fue, la pieza de caza mayor preferida por los auténticos monteros, por la emoción de su caza y su dificultad. De siempre, ha sido el cochino, jabalí, guarro o como lo queramos denominar, el protagonista indiscutible de la montería andaluza. Su bravura, espíritu salvaje y carácter indómito, le han dado una fama merecida entre los monteros.
Munición
Siete calibres y proyectiles
Sí, en algunos casos –pocos- pueden llegar a pasar de los 100 kilos, siendo un guarro de 80 o 90 un señor guarro, pero kilos de verdad, claro está, de los de romana, no de los la barra del bar, que ahí los cochinos aumentan de peso al mismo ritmo que la ingesta de pacharanes. No deja de ser una cifra ciertamente parecida a la de un ser humano; un macho adulto de nuestra especie ronda de igual forma los 80 kilos, pudiendo pasar de 100, sí, aunque no es lo habitual.