Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Caza Mayor

Número 196 / Julio 2015

Verano venatorio: Jabalíes en espera... emociones nocturnas. Corzos en el celo... carreras diurnas. Nuestras especies y su caza: Arruí. Tras el macho montés de Guadarrama. Caza internacional: Nyala, un antílope de lo más elegante. Armas al detalle. Browning A-Bolt 3 Composite. Además, llévate con la revista un espectacular DVD.
Caza Mayor 196
Artículos destacados
Jabalíes
Esperas de jabalíes: Emociones nocturnas
Durante la época estival, las noches en la sierra son únicas para disfrutar de la cantidad de olores y sonidos que se aprecian a nuestro alrededor y que nos transportan a lo más íntimo de nuestra relación con la naturaleza. Añadamos la agradable temperatura que nos libera de los calores del día veraniego, al que vemos morir en una sinfonía de colores rojos y púrpuras, y, como ‘guinda de la tarta’, imaginémonos una espera a los jabalíes para que el disfrute se transforme en algo cercano a la felicidad cinegética total.
Caza en el celo con reclamo
Corzos al calor de julio
Hay que reconocer que el corzo es un animal excepcional. Todo en él es excepción a la norma que rige los designios del resto de cérvidos y otras reses que pueblan nuestros montes: defienden territorios, tienen cuernos cuando los demás están mochos, comen como sibaritas y son capaces de vivir en cualquier pegote de monte que tenga unos mínimos.
Nuestras especies y su caza
Arruí, simplemente imponente y soberbio
La segunda entrega de ‘Nuestras especies y su caza’ refrenda que el orden de los factores no altera el producto. Así, una vez que le hemos dicho hasta luego al rebeco cantábrico, un trofeo impresionante, nos adentramos en el hábitat y la caza de un animal “de un porte imponente, soberbio, que enriquece el paisaje con su presencia”. Esa especie, “que es un trofeo que a todos los cazadores les gustaría tener y muy pocos lo tienen”, es el arruí. Y aquéllas, las descripciones, nos las prestan Marcial Gómez Sequeira y Salvador Torralba. El primero, cazador del trofeo que, con 355,30 puntos, ocupa el noveno lugar en la clasificación de la especie de la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza. El segundo, titular de un ejemplar (350,80 puntos) que ocupa el lugar decimotercero en el citado ranking.