Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Caza Mayor

Número 176 / Noviembre 2013

Temporada montera: Venados y jabalíes dan mucho juego. Todas las claves de las próximas semanas y las mejores crónicas de las primeras monterías. Accidentes de caza: ¡ni uno más! Los perros de rastro más utilizados con los jabalíes. Tras el isard en el Pirineo gerundense. Siberia y sus corzos gigantes. Las reglas básicas para la caza del búfalo. Probamos: Benelli Argo E Deluxe. Además, incluye un espectacular DVD.
Caza Mayor 176
Artículos destacados
Accidentes
Accidentes en monterías y batidas: ¡ni uno más!
Cuando nos planteamos el tema de la caza, es evidente que entramos en un mundo donde el riesgo siempre está presente. Pero el riesgo no debe suponer miedo, a la vez que tampoco inconsciencia. Manejar un arma ha de ser una acción consciente y su utilización no representar un riesgo, máxime cuando nos encontramos con una alta concentración de cazadores en un espacio concreto, como es el caso de una batida o una montería.
Perros de rastro
Las tres castas más utilizadas para el jabalí
De oeste a este, desde el Finisterre galaico hasta el Cabo Creus en Cataluña, pasando por Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y norte de Aragón, se utilizan en la caza del jabalí diferentes tipos de mestizos y razas de perros de rastro, ya sea a traílla, en resaque o en batida.
Isard
Tras el isard en el Pirineo gerundense
Después de más de 1.200 kilómetros de carretera llegamos a Setcases (Gerona) bajo una pertinaz llovizna en un día desapacible. Veníamos desde Sevilla, cansados pero deseosos de conocer lugares y paisajes nuevos donde cazar, en este caso el emblemático isard en el no menos emblemático Pirineo gerundense.
Caza internacional
Siberia, tierra de corzos gigantes y bosques de abedules
Para los que nacimos antes de los años noventa del pasado siglo, mentar Siberia era sinónimo de grandes fríos, de prisiones horrendas para prisioneros políticos y de lejanía, misterio, inmensidad... El nombre evocaba la última frontera donde nadie quería ir voluntariamente, una estepa que cruzaba un mítico tren que llegaba hasta el mar de Japón.