Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Caza Mayor

Número 174 / Septiembre 2013

Venados, ¡a berrear!: Cómo atraerlos con reclamos / Tiempo de berrea, también en el este europeo / La brama en La Patagonia argentina. Aguardos cochineros en Sierra Morena. Cazadores de la A a la Z: Ramón Estalella. Armas al detalle: Browning BAR Long Track Composite Fluted. Además, incluye un espectacular DVD.
Caza Mayor 174
Artículos destacados
Berrea
Cómo berrear entre venados
La llegada del otoño nos trae una de las modalidades de caza más atractivas que existen, la berrea del ciervo. A finales de septiembre y hasta bien entrado octubre, es posible escuchar en nuestros montes el sonido gutural que emiten los venados en el celo. Es, además, un momento en el que los viejos machos bajan la guardia y nos ofrecen la posibilidad de rececharlos con algo de éxito.
Berrea
Tempo de berrea, también en el este europeo
Septiembre también es el tiempo de la berrea en los países del este de Europa. Ya sabemos que los matices no son como los nuestros, produciéndose cuando termina el calor veraniego y aparecen las primeras lluvias a mediados de mes. En la zona concreta a la que nos vamos a referir la humedad no es tan cara como en pagos españoles y el calor por esas fechas ya ha desaparecido hace tiempo, siendo sustituido por el frescor y las temperaturas medias.
Berrea
La brama del venado en La Patagonia argentina
La brama le llaman los gauchos y es en verdad un bramido impresionante el que se apodera de los inmensos espacios de La Patagonia argentina cuando los grandes ciervos rojos entran en celo allá por abril, que aquí es primavera y allá preludio de otoño.
Jabalíes
De espera en Sierra Morena
Aún frescos los recuerdos de los recechos de corzo en Babia y de rebeco en Somiedo, recibo una llamada de mi compañero de caza F. G. L. diciéndome que si le acompaño el último fin de semana de mayo a un aguardo de jabalí en una muy conocida finca de Andújar, en plena Sierra Morena. Contesto que encantado sin dudarlo.