Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Caza Mayor

Número 172 / Julio 2013

Calor, celo y corzos: Los peligros del furor corcero / El gusano de la nariz y la garganta, a examen. Esperas cochineras: Todo el encanto cinegético en las noches veraniegas. Sabuesos y jabalíes: Máxima atención en las sueltas. Internacional: Roan, un antílope de 'coleccionistas' / Tras los corzos en tierras alemanas. Armas al detalle: Brno Effect.
Caza Mayor 172
Artículos destacados
Corzo
De la incompatibilidad de las prisas con la caza del corzo
Con la temporada de corzos ya más que mediada, se acumulan en el móvil y el ordenador del aficionado los correos electrónicos, whatsapps y tweets que han ido dejando, un día sí y otro también, un aluvión de imágenes de ejemplares cazados por amigos o desconocidos, tan profuso e intenso que a estas alturas del año ya no sabría uno decir qué corzo era el de Fulano ni quién cobró aquél otro tan aparatoso que casualmente vuelve a aparecer semanas después en la pantalla.
Jabalí
Un macareno desdentado
La primavera estaba en su tramo final en un año en el que la escasez de lluvias durante el invierno y la propia primavera había hecho que el campo se agostase antes de lo habitual. Llevábamos ya tiempo enfrascados en los recechos de los corzos, pero las últimas salidas habían sido bastante frustrantes, cosa que suele ocurrir año tras año en junio, pues los machos tienen mucha comida y los territorios establecidos, lo que provoca que sus desplazamientos sean mínimos.
Caza internacional
Tras los corzos en tierras alemanas
No puedo negar que la caza del corzo es una de mis grandes pasiones cinegéticas, pues he encontrado tanto en el animal como en la época en la que se lleva a cabo, también en los escenarios propiamente corceros, aspectos que no llenaban otras especies, modalidades, fechas o cazaderos. De esta manera, me resulta muy difícil decir que no a cualquier plan que tenga que ver con los Capreolus, ya sean hispanos o de otros países europeos, de ahí que me hiciese especial ilusión, por tratarse de cazar corzos y hacerlo en Alemania, país que nunca había visitado con un objetivo venatorio, acudir a los Zeiss German Hunting Days del 21 al 24 de mayo, en los que probé de la mejor forma que se puede hacer, es decir, primero en campo de tiro y después en salidas de caza, la nueva y excelente gama de visores y prismáticos de esta prestigiosa marca alemana de óptica.
Caza internacional
Roan, un antílope de ‘coleccionista’
El roan (Hippotragus equinus) es el segundo mayor antílope por tamaño, después del inmenso eland. Los grandes machos de la especie pueden pesar entre 260 y 310 kilos. Debido a su precio elevado para el cazador, es un animal poco demandado en los safaris de antílopes. Básicamente su demanda viene de los cazadores que se consideran ‘coleccionistas’ de trofeos.
... y también en este número
El gusano de la nariz y garganta del corzo, a examen
En los últimos años, a los cazadores en general y a los corceros en particular nos viene preocupando la presencia de gusanos en la nariz y la garganta de algunos corzos que se cobran en los días de rececho en diferentes lugares de nuestro país. En tertulias de cazadores, en foros de Internet y en algunos artículos de revistas del sector podemos leer cosas muy diferentes, en ocasiones sensacionalistas e incluso opiniones disparatadas sobre este problema. En el presente artículo pretendemos informar al lector sobre algunos aspectos básicos de esta parasitosis, así como de los resultados iniciales de un estudio que estamos realizando entre FEDENCA y la Universidad de Santiago de Compostela.
Una suelta repleta de despropósitos
Unos meses atrás acudí a cazar a un lugar lejano a los pagos donde suelo hacerlo habitualmente. Soy bastante reacio a cazar hoy en un sitio, mañana en otro y pasado más allá. Sin referencias claras del lugar que se visita, lo más probable es perder el día, ya que las probabilidades de encontrar gente que sabe lo que se trae entre manos no son muy altas. Por este motivo me animo a describir la suelta en la que participé aquel día, una suelta desordenada, peligrosa para los perros y decididamente mal realizada. Un cúmulo de despropósitos.