Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Federcaza

Número 376 / Abril 2017

No te pierdas el número de abril de Federcaza en el que te damos tres claves para salvar a la emblemática perdiz roja. En lo que a la caza de la perdiz con reclamo se refiere, te resumimos el difícil celo de 2017. Y en abril nos enamoramos a primera vista de los corzos y te contamos todas las fechas para su caza por autonomías. Además, centramos nuestra mirada en los urogallos, que no levantan cabeza, nos centramos los mejores perros de muestra en la cetrería y hacemos un llamamiento para salvar a nuestros arruís. Y en abrilno te pierdas un espectacular DVD de caza.
Federcaza 376
Artículos destacados
Perdiz
Tres claves para salvar la perdiz roja
La caza en estos últimos años pasa por una compleja situación de incertidumbre como consecuencia del acoso de los que piden su abolición en un momento en que se está produciendo una progresión imparable de algunas especies que producen daños a la naturaleza y a las personas. Pero al mismo tiempo, otras especies, como la perdiz roja, siguen yéndose por el sumidero de la depredación y por otros múltiples motivos que le afectan sobremanera.
Corzos
El corzo, un amor a primera vista
En breve comienza el desvede del corzo, el más pequeño de nuestros cérvidos, un esquivo animal que ha sido capaz de revolucionar el mundo del rececho en pocos años, llegando a alcanzar cotas de popularidad y pasión difícilmente igualables por ningún otro ungulado en nuestro país.
Arruí
¡Indulto a los arruís!
Después de haber escrito más de una veintena de artículos sobre la sentencia a muerte dictada por el Tribunal Supremo contra los arruís como especie alóctona –además de contra otras muchas especies-, promovida y ya en gran medida conseguida masacre por los insensatos ecologistas, me sugieren que escriba ahora otro exigiendo a los políticos que arreglen de una vez esa dramática y sangrienta situación en la que han puesto a toda una población de animales adaptados a nuestros ecosistemas.