Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Federcaza

Número 375 / Marzo 2017

No te pierdas el número de marzo de Federcaza en el que nos centramos en las imprevisibles becadas, analizamos cómo afecta el frío en la caza menor y vamos tras las últimas perdices de la temporada. Os contamos los ecos de una buena temporada jabalinera en el que ha habido muchos guarros y menos bocas que otros años. En cuando a la actualidad se refiere, hablamos con Ángel López Maraver, el nuevo presidente de la Real Federación Española de Caza y os contamos los pormenores del Campeonato de España de Galgos en el que Faruq, un macho, rompió la hegemonía de las hembras. Y en marzo no te pierdas un magnífico DVD de caza.
Federcaza 375
Artículos destacados
Caza mayor
Ecos de una buena temporada cochinera
En un suspiro se aleja una temporada montera que no dudamos en calificar de magnífica, sobre todo si hablamos del jabalí. Este suido no parece encontrar techo en su explosión demográfica y de nuevo nos ha brindado excelentes jornadas venatorias, coronadas de mil lances imborrables que, para siempre, quedarán enmarcadas en el álbum íntimo de nuestros recuerdos monteros.
Migratorias
Imprevisibles becadas
Ya sí que sí, ya por fin las dejamos tranquilas por lo menos en lo que a plomo se refiere. Ya hemos cerrado la caza de esas becadas siempre imprevisibles, en todas las comunidades autónomas, y no con muchos cambios en referencia a lo que comentábamos en febrero en esta revista. Esta temporada podemos decir que el mes de enero y parte de febrero, en los lugares que se ha podido cazar, han sido más bien buenos.
Caza menor
Cómo afecta el frío en nuestras salidas a la menor
Cuando se trata de salir de caza con bastante frío, ponemos especial atención a nuestro equipo porque en el fondo “tememos” pasar frío, y preferimos “ir bien preparados” ante las inclemencias y los efectos de las temperaturas bajísimas y la helada, de la mano del viento frío que corta, literalmente, la cara en llanuras, asomadas, parameras y laderas. Pero tal vez no todo radique en cómo creemos que nos puede afectar el frío; solemos disponer una actitud de caza similar a la que empleamos en días con mejor tiempo, y las piezas de caza, nuestro perro, hasta los cartuchos, se comportan de diferente forma.