Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

Pesca y Barcos

Número 34 / Septiembre 2012

Novedades náuticas: Bertram 511, Scarani Coral 30, Beneteau Barracuda 9, Oceania 29 WA, White Shark 226. Corvinas, las reinas del estuario. Manual paa "pescar y soltar". Kabura e Inchiku, el nuevo jigging ligero. Dossier: Carretes de jigging. Viaje: GTs gigantes en Omán. Prueba náutica: Jeanneau Merry Fisher 855.
Pesca y Barcos 34
Artículos destacados
Spinning
Poppers, pencils, “paseantes”, skipping ¿quién es quién?
Al que se acerque por primera vez a la modalidad del spinning a veces pueden crearle confusiones la cantidad de modelos y tipologías de artificiales disponibles. No los conoce, no sabe usarlos y probablemente ni entiende qué depredadores se puedan animar y atacarles; es cierto que amigos más expertos o negociantes honrados le podrán ayudar, aún así en estas páginas intentaremos aclarar algunas dudas y organizar un poco el abecedario de los señuelos más útiles para la pesca en el mar.
Técnica
Lubinas a spinning... desde moto de agua
Nadie duda que la moto de agua no es precisamente la “embarcación” más adecuada para la práctica de la pesca deportiva. Es más que probable que nadie se compre ninguno de estos artefactos con la pretensión de pescar, sino más bien la de surcar el mar a toda velocidad. Pero como ocurre con los kayaks, algunos aficionados han visto en ellas algunas posibilidades para practicar ciertas técnicas de pesca embarcada. Éste es el caso del pescador deportivo gallego Gonzalo Parafita, al que este vehículo marino le resulta ideal para la práctica del spinning en busca de la lubina entre rocas salpicadas por aguas batidas y fuertes corrientes propias del furioso océano Atlántico.
Pesca fondeada
¡Por fin septiembre! Como pescar más “a fondeada”
Se acabaron las motos de agua, los yates con no-sé-cuántas personas a bordo de juerga que te pasan a 30 nudos a menos de 20 metros, la masificación en los pesqueros, la morralla por doquier, los días de calor asfixiante en los que tienes que volver a las 11 a puerto porque en el barco no se puede estar... Estamos ante un buen momento para pescar casi cualquier especie: grandes peces al curricán, al jigging, al vivo... pero si queremos cantidad, variedad y seguridad de que vamos a pescar mejor fondeamos entre los 25 y 40 metros con nuestra nevera llena de cebo.
Spinning
Paseantes hundidos, versatilidad, eficacia y diversión
La pesca a spinning con señuelos de superficie normalmente se relaciona con poppers, pencils, skipping lures y “paseantes”, sin embargo existe un tipo de “paseantes” que no flotan: los “paseantes hundidos”. ¿Estaríamos hablando de pesca en superficie? Se puede decir que en parte sí, ya que la acción de los “paseantes hundidos” nos permite igualmente advertir la evolución del señuelo si se mueve unos centímetros por debajo de la misma superficie del agua, pero a la vez, si lo deseamos nos permiten explorar mas capas de agua gracias a su hundimiento, pudiéndolos emplear casi como si fueran jigs de casting. Hablamos pues de un tipo de señuelos muy polivalentes y efectivos, que admiten gran variedad de movimientos y velocidades de recogida.
... y también en este número
Corvinas, reinas del estuario
La corvina es ante todo un excelente pez deportivo. De hecho, puede considerarse –en bastantes lugares, como el palometón en otros– la pieza reina de la pesca más costera, aquella que se practica en aguas de corto y medio calado (hasta los 60 metros o así). Tal ocurre en costas como el Atlántico andaluz, desde Chiclana hacia el norte y su prolongación por el Algarbe portugués hasta Faro, en el estuario del Tajo en Lisboa y sus aledaños o en las costas atlántica francesa por debajo de Bretaña.
GT´s y offshore extremo en Omán
Desde tiempo atrás pasaba por mi cabeza un loco sueño llamado GT, y para cumplirlo decidí ir a uno de los pocos lugares del planeta donde es posible capturar bestias por encima de los 50 kilos. Ese lugar es Omán y lo que allí aconteció fue sobrecogedor.